Review In-Edti Nescafé: Tahilina Sky: The Story of Kings of Leon

the_rapture_2011_2
The Rapture vuelve a Chile el 24 de enero
10 December, 2011
Lollapalooza-Chile-31-de-marzo-2012
Line Up por día Lollapalooza 2012
12 December, 2011
Show all

Review In-Edti Nescafé: Tahilina Sky: The Story of Kings of Leon

tahilina sky

tahilina sky e1323625271497 Review In Edti Nescafé: Tahilina Sky: The Story of Kings of Leon
El sábado 10 era, probablemente, una de las carteleras más cargadas de la octava edición del Festival de Cine y Documental Musical de Chile. Donde destacaban algunos como George Harrison: Living in the Material World (repite el sábado 17), Blue Wild Angel: Jimi Hendrix live at the Isle of Wight y mi imperdible del día: Who took the bomp? Le Tigre on tour. Por diversas razones terminé yendo a Tahilina Sky: The Story of King of Leon que, a pesar de que no era mi primera opción, resultaba interesante igual.

Tahilina, es un pueblo olvidado del estado de Oklahoma de poco más de mil habitantes y lugar de origen de los hermanos Followill y su primo Matthew, integrantes de King of Leon.

Como todo Estado que se ubica en el cinturón bíblico (Bible Belt) de Estados Unidos, la influencia religiosa en las familias es agobiante y las contradicciones infinitas. Y ahí estaban Caleb, Nathan y Jared, sumergidos en la pobreza, bajo el alero del pentecostalismo, con un padre silenciosamente alcohólico, privados de la televisión y el rock (por ser productos del demonio), y destinados a ser predicadores de una creencia que promueve más el miedo al infierno que el amor al cielo. Pero hubo algo que hizo que dejaran de componer canciones a partir de los viejos discos de country, y eso que ocurrió fue, cómo no, Surfer Rosa de los Pixies, el cual llego a las manos de los Followill por medio de un compañero “gótico”, como lo describen ellos, del colegio.

De ahí en adelante el documental de Stephen C. Mitchell comienza a perderse entre oxidadas tradiciones sureñas, rednecks, expresiones patriotas, alcoholismo y la manifiesta adoración al espíritu santo, el southern white-trash más fiel, que se va interponiendo con imágenes que muestran el rápido ascenso de la banda, la lucha de egos (sobre todo de caleb), las plegarias antes de subir al escenario, el orgullo y devoción de Tahilina por los Reyes de Leon, y de cómo éstos, a pesar de los excesos y una vida poco digna según las costumbres que profesa su religión (pese a las reconvenciones de su madre), vuelven cada año para las reuniones locales de Tahilina a bañarse en el río, hablar de armas, jurar a la bandera, lanzar herraduras y embriagarse con whisky y cerveza.

Un imperdible para los fanáticos de la banda.

edo_xxx
edo_xxx
Sé muy poco, pero de un montón de cosas.

1 Comment

  1. Discount says:

    Happily, this informative guide was not telling me things that I witout a doubt
    believed. Take into account that natural loudspeakers of the
    language don’t have to convert as they simply communicate and for that reason
    should never you. There are a handful of distinctive spots
    you can see them.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>